“Cierro los ojos y me imagino en una cancha”

 

Franca Cangioli “la negra”, con 17 años y una gran carrera por delante en el handball cordobés, nos transporta la pasión que siente por esta disciplina, como lo vive, los sacrificios, su futuro y el apoyo incondicional de sus padres.

Hace 7 años dio comienzo en la vida de Franca el amor inigualable por el handball. Deportista por naturaleza, apasionada y competitiva, con decisiones claras de su futuro como nexo entre este deporte y la gente, no solo del barrio, si no de la provincia y porque no del país, ya que “la negra”, como le dicen sus amigos, pretende superarse como jugadora profesional y entrenadora.

Llegamos hasta Villa Allende, donde juega de extremo con preferencia en el lado izquierdo y pivote, en la categoría juveniles y mayores. Allí nos brindó un pasaje a su historia en el balonmano, contándonos cómo lo vive, cómo llegó a esta pasión y a dónde aspira con 17 años. Cursando la última etapa del secundario, ya planea lo que se viene, para una jugadora que tiene incorporado dentro y fuera de la cancha un deporte que a nivel provincial y nacional esta dando sus grandes pasos.

¿Cómo comenzó tu historia en el handball, y quién fue la mayor influencia para practicarlo?
“Después de pasar por todo tipo de disciplinas en la escuela de deportes a la que asistía, con 10 años me entere a través de Alejandra Parrucci, profe suplente en ese entonces, que iban a incorporar handball, y no lo pensé, me metí de cabeza. Empecé a entrenar y cada vez me gustaba más, desde entonces no paré. Siempre resaltó el esfuerzo de ella (Parucci) para poder armar un equipo y conseguir partidos, Ale fue una gran influencia para mí”.

La familia es muy importante para la vida de un deportista. ¿Qué función cumplen en la tuya y el handball?.
“De mis padres estoy orgullosa, la verdad que tuve la suerte de que me apoyan en todo, siempre. A veces me pone nerviosa que vayan a los partidos, porque se preocupan por todo. Mi papá me aconseja mucho, es mi psicólogo personal y entrenador fuera del club. Mi mamá siempre al costado de la cancha con el termo y el mate alentándome, además es la fotógrafa designada”.

¿Qué es el Handball para vos y como lo llevas en tu vida diaria?.
“Soy muy apasionada y competitiva en todo, para mí el handball es algo único, mis amigas se ríen porque suelo cerrar los ojos e imaginarme en una cancha. Me libera de todo, entrenando y jugando. Hay una frase que me encanta que es, “Como vas a saber lo que es la vida, si nunca jugaste al handball”, es así para mí y seguramente para todos los que practican deportes. En mi vida además de disfrutarlo, también requiere de muchos sacrificios, como levantarte temprano un fin de semana mientras otros vuelven de bailar, postergando juntadas por entrenamientos o vendiendo pastelitos, empanadas para pagar inscripciones, viajes y cualquier gasto referido al equipo”.

¿Cómo combinas entrenar y estudiar?.
“Siempre fui un desastre, porque priorizaba el handball, pero vi que estaba bajando las notas. Estudiar es muy importante y va de la mano con el deporte, así que me organicé los días y horarios para poder hacer las dos cosas bien y seguir creciendo sin que afecte el rendimiento tanto en lo académico como en lo deportivo”.

A un paso de empezar una nueva etapa después del secundario. ¿Qué objetivo proyectas a corto plazo y como ves tu futuro profesional?. ¿Dónde ubicas al handball ?.
“Me gustaría llegar lejos con el handball pero nunca dejar de estudiar. En un principio seguiré incorporando conocimientos y mejorarando como jugadora hasta que termine el año. A futuro quiero ser profesora de Educación Física y entrenadora de handball, lo tengo super decidido porque me encanta, y no hay nada mas lindo. Quiero transmitir la misma pasión de todo lo que aprendí a través de este deporte, porque es lindo soñar en grande y querer ser más, en mi caso enseñándolo”.

¿Tuviste oportunidad de integrar la Selección de Córdoba o la Nacional?
“Estaría muy bueno, pero no tuve la oportunidad aún de la selección provincial, y tampoco  pierdo las esperanzas de un día vestir la camiseta Argentina, además sé que me falta muchísimo para llegar a ese nivel de juego, pero día a día se trabaja para lograrlo, sería un sueño. Lo que sí forme parte y represente a la provincia, fue en la selección de “Copa Leones”, donde viajamos a San Luis tres veces y salimos campeonas en todas esas ediciones. Además de obtener buenos resultados en mi anterior club también representando a Córdoba. En mi actual equipo, este año decidimos federarnos en la categoría B del handball profesional, y para ser la primera experiencia en este nivel el equipo va muy bien, obtenemos buenos resultados y seguimos trabajando para superarnos más, esto nos da la posibilidad de ser observadas para futuras convocatorias”.

¿A dónde te gustaría aspirar en forma profesional, si hablamos de otro Club?.
“Sinceramente me siento muy cómoda jugando en Villa Allende, no sé si me cambiaría a otro Club, por lo menos en Córdoba, aún trabajo para mejorar en mi juego, pero siempre digo que me gustaría un día poder formar parte de un equipo del exterior en España o Francia, donde son muy fuertes y lo viven de otra forma y tiene otra importancia. Sería lindo tener esa experiencia”.

¿Cuál fue tu mejor y peor momento vivido con el handball como anécdota?.
“Tengo muchas anécdotas, pero para mí las mejores son los logros en cada partido, siempre es motivo de festejo, me pasa que cada vez que veo a una compañera lograr lo que en entrenamientos u otros partidos no le salía, me emociono, también mejorar la actitud frente a equipos difíciles o que creemos imposibles de superar, me pone feliz. Y malos momentos, uno que recuerdo siempre, en un partido Castell vs Villa Allende, defendiendo me dieron un rodillazo en el estómago y no podía respirar, caí al piso, entre los profes que me ayudaron, me recupere y volví a la cancha. Y varias anécdotas malas son algunas rojas en partidos, tuve muchas”.

¿A qué jugadora admiras?.
“Qué difícil, las admiro a todas en la Selección Nacional, pero me encanta Luchi Salvadó, miro muchos vídeos de ella, me gusta cómo define desde el extremo. Rocío Campigli es una genia agarra todo tipo de pases, los giros, para mi hace todo bien, encima usa la numero 7 que es mi favorito y Maca Sans sin palabras, la admiro muchísimo, hueco que ves, hueco que esta ella”.

¿Cómo ves el Handball en Córdoba y el país?.
“Siento que el handball está creciendo cada vez más y es algo que me pone muy contenta, a nivel juego vienen obteniendo muy buenos resultados. En Córdoba hay varios equipos fuertes y por ahí no permiten que otros crezcan, lo mismo a nivel nacional, Buenos Aires se caracteriza por tener grandes equipos sin darle espacio al resto y es como que mejoramos pero falta mucho para llegar a ese nivel”.

Franca sigue apostando al crecimiento personal y del equipo, su emoción al contar sus experiencias la caracteriza como una gran compañera, y con las ideas más que claras a futuro como referente para enseñar este maravilloso deporte, aconseja a los niños y niñas que quisieran aprenderlo que “No importa el deporte que hagan pero vayan para adelante, porque son los únicos que pueden ponerse limites, no dejen que nadie les impida soñar, no hay nada más sano que el deporte y el apoyo de la familia, hagan lo que les gusta”.

 

Entrevista realizada por Marina “Coty” Corroto, estudiante de periodismo
Fotos: Gentileza Flia. Cangioli